En comunidad somos más fuertes.

 

Hace unos días leí el blog de un colega Héctor Gómez link del artículo: Ver, donde hacía mención a las diferentes odiosidades profesionales que producto de la poca tolerancia de algunas personas surgen, en las cuales no entraré en profundidad, pero sí me gustaría agregar que los expertos que más saben son los más humildes, tratar y denostar al resto está realmente mal, no da valor para ninguna persona, debemos controlar un poco el ego y aportar.

El ejercicio es simple ¿Cual es mi aporte en la sociedad, como para criticar tan duramente al resto? , bien debo agregar que no todo está perdido cientos de profesionales de distintas carreras y épocas (Millenials, Generación X,Baby Boomers y hasta un par de tradicionalistas ), qué comparten el título de este post, es por eso que llego el momento de destacar comunidades que si hacen el esfuerzo y dan valor agregado.

He podido vivir de cerca el dulce y agras de la vida de un humilde funcionario público, muchas veces donde la modernidad debe competir con la deuda tecnológica, muchas veces donde el cumplimiento es exigente versus la capacidad de implementación real de soluciones. Y donde el presupuesto de seguridad debe competir con la operación.