He podido vivir de cerca el dulce y agras de la vida de un humilde funcionario público, muchas veces donde la modernidad debe competir con la deuda tecnológica, muchas veces donde el cumplimiento es exigente versus la capacidad de implementación real de soluciones. Y donde el presupuesto de seguridad debe competir con la operación.